in ,

QE en el sector bancario

El BCE (Banco Central Europeo) no ve posible un final abrupto del QE (Quantitative Easing) que en principio tenía fin en marzo del año que viene, inyectando 80,000 millones de euros en compra de activos cada mes.

A lo largo de estos años hemos escuchado al sector bancario quejarse de que el QE exprimía su negocio hasta márgenes muy reducidos, haciendo difícil sacar rentabilidad. El negocio tradicional bancario ha consistido en pedir prestado en el corto plazo y prestar al largo. Sin embargo, en la situación actual con una curva plana con el Yield (Interés) a 30 años en 0.6%, los bancos encuentran difícil seguir con ese modelo. En la economía real eso se traduce en que, a pesar de la abundante liquidez, no hay tantos préstamos a largo plazo por parte de los bancos como el BCE desearía, impidiendo que el flujo de dinero llegue al ciudadano y que, por tanto, se consiga aumentar la inflación.

Frente a esta atmósfera de negativismo también conviene recordar puntos positivos del QE en el sistema bancario. El coste de financiación de los bancos bajó drásticamente, permitiendo comprar activos financieros. Estos a su vez subieron de precio, especialmente los bonos estando en un territorio de tipos bajos. Los bancos que son los mayores poseedores de estos activos ven como su cartera financiera sube gracias a estas políticas. Además, en un entorno macroeconómico con deflación, el valor real de la deuda aumenta, propiciando el impago por parte de los deudores. Racionalmente, si la perspectiva de la sociedad es que los precios de mañana van a ser más bajos, el consumo se pospondrá, entrando en una espiral bajista dañando negocios, incluyendo a los bancos. El BCE ayudó a paliar este potencial problema a través de QE y de su clara intención de subir la inflación, de aquí la importancia de la credibilidad de las instituciones para modificar el comportamiento en la economía.

Ahora los efectos positivos parecen ser el pasado y los tipos bajos se presentan de largo recorrido. Y así es como se lo han tomado los bancos, Deutsche Bank planea despedir a 10,000 trabajadores, ING a 7,000 en el área de Bélgica-Holanda. Paciencia y reducción de costes.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

37 − 36 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Burbuja en el mercado de bonos?

Análisis de Wall Street tras la victoria de Donald Trump