Prima de riesgo, crisis de deuda, Italia, España, Grecia.

Puesto que no dejan de comentar sobre el tema y nos inundan las noticias de economía sobre la prima de riesgo respecto a la crisis de deuda que sufren muchos países como Italia actualmente que esta al borde del abismo, España que la sigue y Grecia hundida tras sobrepasar los límites os voy a dejar un interesante artículo sobre este tema para que podáis entender con facilidad para no quedarnos con cara de tontos cada vez que nos dicen algo sobre el tema.

La crisis financiera y posteriormente, económica, ha puesto de actualidad un término desconocido por la mayoría de los mortales, que mide el riesgo de un país ante posibles impagos, y que trae de cabeza a las autoridades económicas.

¿Qué es la prima de riesgo?


También conocida como riesgo país es la rentabilidad adicional que los inversores exigen por comprar deuda de países cuyo reembolso consideran más arriesgado, tomando a Alemania como referencia por ser la nación europea más segura.

En el caso concreto de España, mide la diferencia entre el interés de la deuda española y la alemana, es decir, el sobrecoste que tiene que pagar el Estado para que los inversores se animen a comprar bonos nacionales en lugar de germanos.

¿Cómo está en la actualidad?

El pasado 2 de agosto, por primera vez la prima de riesgo superó los 400 puntos, situando la rentabilidad del bono español a diez años en el 6,41%, mientras que el alemán se pagaba al 2,416%. Esa diferencia situaba el diferencial en más de cuatro puntos porcentuales, o los citados 400 puntos básicos -cada punto porcentual equivale a 100 puntos básicos-, que es como se mide técnicamente el riesgo país.

Ventajas y desventajas

Apostar por la deuda de España o del resto de los países llamados “periféricos” de la zona del euro -Grecia, Irlanda y Portugal- implica unmayor beneficio a cambio de asumir mayor riesgo.

Los temores de los inversores se centran en la falta de recursos de estos países para pagar sus deudas; de ahí la exigencia a los Estados para que acometan reformas que reduzcan drásticamente el déficit público.

En momentos de extrema volatilidad e incertidumbre, los inversores optan por comprar valores que aporten seguridad, aunque la rentabilidad sea menor, por el temor a que los países con problemas no puedan acometer los pagos que adeudan.

Así, la “avalancha” de inversores acudiendo al bono “refugio” alemán, provoca un importante descenso en su rentabilidad, a la vez que obliga a las economías periféricas a elevar sus intereses para poder captar financiación.

Para los periféricos, emitir esta deuda les supone un coste más elevado para obtener financiación en el mercado por los altos intereses.

¿Cómo afecta a las empresas y a los ciudadanos?

Una prima de riesgo alta lastra no sólo la credibilidad financiera de un Estado, sino también la de sus entidades financieras debido a que estas tienen una enorme cantidad invertida en bonos de deuda nacionales. Si la confianza del mercado en un país disminuye, las entidades financieras se ven afectadas por el ‘agujero’ que un impago les podría suponer y por ello les cuesta más captar fondos en el exterior.

Si a los bancos y cajas les cuesta más obtener dinero, eso redundará negativamente en sus clientes, que tendrán que pagar más intereses para obtener un préstamo.

Esta situación de falta de liquidez en las familias reduce su posibilidad de consumo, lo que dificulta la recuperación económica, pero además esa falta de crédito anula la capacidad de las pequeñas y medianas empresas de llevar a cabo proyectos y generar actividad, por lo que muchas de ellas se ven obligadas a cerrar.

La falta de crecimiento a su vez conlleva un aumento del desempleo, y esto afecta a las arcas del Estado por dos vías: por un lado deja de ingresar vía impuestos, mientras que los gastos crecen por las partidas destinadas a pagar el subsidio a un mayor número de desempleados.

Esto último dificulta la necesaria reducción del déficit y convierte el escenario en un círculo vicioso del que es muy difícil salir.

¿De qué manera influyen las agencias de rating?

La prima de riesgo de un país se ve afectada directamente por las notas que emiten las agencias de calificación sobre la deuda soberana.

Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s, todas ellas estadounidenses, son las tres agencias más importantes encargadas de poner nota tanto a la deuda emitida por cada país como a los valores que se negocian en función de los riesgos estimados para cada inversión.

El papel de las agencias es fundamental porque determinados fondos de inversión sólo realizan sus compras en países valorados con la mejor nota, lo que vuelve a ser un escollo para la financiación de los países con más problemas.

Sin ir más lejos, la semana pasada Moody’s puso en revisión la calificación de la deuda de España, por el agujero autonómico.

¿Cuándo se rescata a un país?

Algunos analistas sitúan la barrera crítica en los 400 puntos a una rentabilidad del 7%. Si bien, también influyen otros factores como el nivel de deuda, déficit, capacidad de crecimiento. Cuando Grecia, Irlanda y Portugal fueron rescatados, su diferencial era superior a esta barrera.

El rescate, entre los 400 puntos y el 7% de interés

Las alarmas se han disparado con la prima de riesgo española tocando ya la fatídica cifra de los 400 puntos y con una rentabilidad del 6%. Se trata de unos niveles que colocan a España en el punto de mira de las autoridades para escrutar la sostenibilidad de sus cuentas.

¿Cuál es la frontera para que un país sea rescatado? Los expertos sitúan el nivel crítico para salir al auxilio de una economía con una prima de riesgo, que mide la diferencia a pagar por el bono español a 10 años respecto a su homólogo alemán, situada en los 400 puntos, y con la rentabilidad de dichos bonos en el 7%.

¿Qué niveles tenían los países rescatados cuando fueron intervenidos? La prima de riesgo de Grecia (en su primer rescate) se situaba cerca de los 1.000 puntos, la de Portugal en algo más de 600 y la de Irlanda, en casi 580 puntos. Dos semanas después de que el interés de su deuda de referencia superase el 7% fueron auxiliados.

¿Son estos factores determinantes? No. Intervienen otros como la capacidad de crecimiento del país, su déficit o deuda. Por ejemplo, Italia, otra economía sobre la que los mercados se están cebando, tiene un nivel de endeudamiento del 120% del PIB, muy superior al de España, situado en el 70%.

Los expertos insisten en que no es comparable la situación de los países rescatados con la de nuestro país.

¿Qué riesgos hay a corto plazo? Las dificultades de financiación son cada vez mayores. El precio a pagar por las emisiones se dispara. Así ocurrió la semana pasada, cuando la subasta de bonos se encareciócasi un 40%. El jueves, hay una nueva cita en los mercados de deuda con la colocación de bonos a tres años. Hasta diciembre, España tiene que renovar deuda por valor de 60.000 millones de euros. No obstante, el coste medio del total de deuda (repartida entre letras, bonos y obligaciones) es el 3,88%.

 

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.