El Paso, uno para largo