El Bitcoin vs Oro, la moneda de los millennials

Me han preguntado mucho sobre el Bitcoin en los últimos meses, esa moneda electrónica que tanto ha dado en los últimos años. No he escrito nada al respecto porque me encuentro en un lugar incómodo al no estar de acuerdo con los principales medios de comunicación: para mi es una burbuja que tarde o temprano estallará. El Bitcoin comenzó como lo que yo llamaría “el oro de los millennials”: la generación nativa digital de jovenes lo consideró el sustituto al oro, algo que jamás a pasado en la historia de la humanidad.

El Bitcoin vs Oro, la moneda de los millenials

El Bitcoin es realmente dos cosas: una tecnología de cadena de bloques (encriptada y segura) y una moneda virtual. El elemento blockchain de Bitcoin puede tener enormes aplicaciones futuras: se puede usar para contratos electrónicos, votación, transferencias de dinero, y la lista infinita en la que seguiremos descubriendo usos. Pero existe una idea equivocada sobre el Bitcoin: la propiedad del Bitcoin no le otorga la propiedad de la tecnología. Yo, sin tener un solo bitcoin, poseo tanta tecnología en Bitcoin como alguien que posee un millón de bitcoins; es decir, exactamente ninguno. Es como cuando tienes 1.000 € en una tarjeta de débito Visa: esos 1.000 € no te dan parte de la propiedad de la red de Visa a menos que realmente poseas algunas acciones de Visa. Resumiendo, no vale nada, solo vale lo que la gente esté dispuesta a darte.

bitcoin

Ser propietario de un Bitcoin no te da derecho a nada, salvo que alguien esté interesado en cambiar.

Puedo entender a los analistas del oro, siguiendo sus fluctuaciones en la bolsa de wall street y los aficionados del Bitcoin. La economía global está viviendo más allá de sus posibilidades y financiando su estilo de vida capitalista mediante la emisión de una gran cantidad de deuda, no dejan de imprimir papel. Normalmente, este comportamiento causaría mayores tasas de interés e inflación. Pero no cuando tienes bancos centrales, motivo por el cual lo manteninen estable, ya que son los propios bancos los que deciden cuanto vale la moneda, aún cuando no hay suficiente oro en el banco central. Nuestros banqueros centrales locales simplemente compraron esta deuda recién emitida y redujeron las tasas de interés globales a niveles cercanos a cero. Si piensas que invertir hoy es difícil, traté de explicar lo anterior a mi hijo de cinco años. Vi la misma mirada perdida en sus ojos cuando descubrió de dónde venían los bebés. También me sentí avergonzado por mi incapacidad para explicar cómo los gobiernos pueden comprar la deuda que acaban de emitir.

oro vs bitcoin

Los excesos y las enfermedades internas de la economía global capitalista se han manifestado en una criatura digital: el Bitcoin. El argumento principal para el Bitcoin no es muy diferente del argumento del oro: los bancos centrales no pueden imprimirlo. Sin embargo, el valor del oro tiene menos atractivo para los millennials que el Bitcoin. No están en las joyas tanto como las generaciones anteriores; no usan relojes. A diferencia del oro, donde transportar un millón de dólares requiere un furgón blindado y algunos guardaespaldas, una memoria USB almacenará un dólar o un billón de dólares de Bitcoin en muy poco espacio. Los expertos analistas del oro, por supuesto, argumentan que el oro tiene una tradición que se remonta siglos atrás y en la siempre ha funcionado, mejor o peor, pero nunca ha llegado su fin. A lo que probablemente diría la generación digital de los Millennials, el oro es analógico y el Bitcoin es digital.

El Bitcoin es imposible de valorar. ¿Cuánto vale? No tiene flujos de efectivo. ¿Una moneda vale 2 €, 5 €, 100 €, 500 €? Pero los estrategas de Wall Street ya han descubierto cómo modelar y valorar a esta criatura. Sus modelos suenan así: “Si solo el X por ciento de la población mundial compra cantidad de Y de Bitcoin, entonces, debido a su escasez, valdrá la pena Z”. En la superficie, estos tipos de modelos aportan una aparente racionalidad y una valoración casi comercial a un activo que no tiene ningún valor inherente. Puedes dejar volar tu imaginación con X e Y, pero la simple verdad es esta: el Bitcoin no vale nada.

En 1997, cuando la valoración de Coca Cola comenzó a rivalizar con algunas puntocom, los toros (mercado alcista en bolsa) utilizaron esta matemática: “El consumidor medio de Coca-Cola en los mercados desarrollados consume 296 onzas de Coca-Cola al año. Estos mercados representan solo el 20% de la población mundial “. Y luego:” ¿Pueden imaginarse las ventas de Coca Cola si solo el X% del resto del mundo consume 296 onzas de Coca al año? “De alguna manera, el resto de el mundo todavía no consume 296 onzas de Coca-Cola. Veinte años después, el precio de las acciones de Coca Cola no está muy lejos de lo que era entonces, pero en el camino disminuyó un 60% y se mantuvo allí durante una década. Sin embargo, Coca Cola era una compañía real con un producto real, ventas reales, una marca real y flujos de efectivo reales, tangibles y generadores de dividendos a través de beneficios empresariales.

Si no puede valorar un activo, no puede ser racional. Con el Bitcoin en 7,000-8,000 € hoy, es muy claro para mí, con el beneficio de la retrospectiva, que debería haber comprado Bitcoin a 50 céntimos. Pero solo ves la retrospectiva en retrospectiva. Comprar Bitcoin hoy a 11,000 €. Si sube un 5% por día como un reloj y llega a 110,000 €, no necesita racionalidad. Solo compra y recoge beneficios. ¿Pero qué haces si el precio baja a 8,000 €? Probablemente dirás: “No es gran cosa, creo en las criptomonedas”. ¿Y si luego va a 5,500 €? La mitad de su dinero duramente ganado se ha esfumado. ¿Compras más? Confía en mí, en ese momento los artículos de bolsa que estás leyendo hoy habrán desaparecido. Las increíbles historias de un fontanero convirtiéndose en un millonario de la noche a la mañana con la ayuda del Bitcoin no llamarán la atención de las redes sociales.

Luego leerás historias sobre otros inútiles como tú que lo compraron en lo que, en resumen, resultó ser el máximo histórico y que quedó atrapado en el potencial de futuras riquezas. Y luego el Bitcoin caerá a 2,000 € y luego a 100 €. Como no tienes idea de lo que vale esta criptomoneda, no hay un centro de gravedad que te guíe ni a ti ni a nadie más para tomar decisiones racionales. Con Coca Cola u otro negocio real que genere flujos de efectivo reales, al menos podemos tener una conversación inteligente sobre lo que vale la compañía. No podemos tener uno con Bitcoin. La X veces Y = Z matemática será reaplicada por Wall Street mientras pasa a otra cosa.

Las personas que compran Bitcoin hoy lo hacen por una simple razón: SEGUIMIENTO DE LAS MASAS: miedo a perderse las modas. Sí, este comportamiento es tan predominante en nuestra sociedad que incluso tenemos un acrónimo para él. Actualmente, el Bitcoin tiene un precio sobre los 7.000 u 8.000 € porque el tonto que lo compró por 5.000 € espera que haya otro tonto que pague 6.000 € mañana. Este juego de tontos no es nuevo. Los holandeses lo utilizaron con los tulipanes en el año 1.600, no terminó bien. Los estadounidenses llevaron el juego a un nuevo nivel con las puntocom a finales de la década de 1990; esa ronda también terminó en lágrimas. Y ahora los millennials y los aspirantes al milenio están jugando con Bitcoin y con cientos de otras criptomonedas competidoras.

El contraargumento de todo lo que he dicho hasta ahora es que esos billetes de euros que tienes en tu cartera o que residen digitalmente en tu cuenta bancaria son tan ficticios como el Bitcoin. Las monedas, como la mayoría de las cosas en nuestras vidas, son historias que todos hemos comprado inconscientemente. Por supuesto, la sociedad y, lo que es más importante, los gobiernos han acordado que estas monedas fiduciarias serán el medio de intercambio. Además, los impuestos del gobierno convierten la “historia” del billete de euro en una realidad muy física: si no paga impuestos en euros, va a la cárcel. (Cualquier gobierno europeo no aceptará Bitcoins, oro, trozos de granito o incluso libras británicas).

Y, por último, los gobiernos tienden a considerar Bitcoin y otras criptomonedas como una amenaza para su existencia. En primer lugar, los gobiernos son muy particulares acerca de su derecho monopólico de controlar e imprimir monedas: así es como pueden prometer en exceso y entregar poco. No menos importante, el anonimato de las criptomonedas las convierte en un paraíso para quienes evitan los impuestos: a los gobiernos no les gusta eso. El gobierno chino prohibió las criptomonedas en septiembre de 2017. Es probable que los gobiernos occidentales no se queden atrás. Si piensas que prohibir un competidor puede suceder solo en un régimen dictatorial como el de China, piénsalo de nuevo. Esto puede suceder y así ocurrió en una democracia como los EE. UU. Con la Orden Ejecutiva 6102 en 1933, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt declaró ilegal que la población de los Estados Unidos “acumulara monedas de oro, oro en lingotes o certificados de oro”.

Sin embargo, nada de lo que he escrito arriba importará hasta que lo haga. El Bitcoin puede subir hasta los 100.000 a fines del 2018 antes de que se reduzca a cero. Así es como funcionan las burbujas. Solo porque lo llamé una burbuja no significa que saltará automáticamente.

Se agredecen vuestros comentarios y opiniones que podéis dejar en el artículo.

Dejar un comentario