in

Análisis semanal de bolsa en el S&P 500 de Wall Street

A continuación realizaremos un análisis del índice Standard and Poors 500, y algunos comentarios sobre lo ocurrido en Wall Street esta semana.

Luego de casi 5 meses sin retrocesos, el S&P 500 logra retroceder un 1,8% cerrando en 2344, dándonos la pauta de que finalmente se tomara el descanso que todos, incluido el S&P estábamos esperando.

Gráfico diario del S&P 500

En el gráfico diario del S&P500 podemos ver como en las 2 últimas semanas dibuja máximos y mínimos cada vez más bajos, esto es una clara señal de debilidad. Luego, el martes 21 con la excusa de la caída del Yuan, el SP cae unos 37 puntos en el día perforando el soporte que tenía en 2370. Es muy probable que luego de esto se dirija a la siguiente zona de soporte en 2300, donde luego habrá que analizar si desplegará un movimiento lateral, o si dibujará una onda correctiva a la baja. Debemos tener en cuenta que para considerar una onda a la baja debería aumentar el volumen (presión vendedora) y el VIX debería estar por encima de 13 puntos.

En la parte inferior del gráfico vemos como el ADX pierde su fuerza (su pendiente  se achata), y el D- se pone por encima del D+; el MACD se dirige a la zona del 0. Esto lo podemos interpretar como un debilitamiento de la tendencia actual, seguido de una posible corrección o movimiento lateral.

El volumen negociado fue muy alto el martes, debido a las ventas, pero el resto de la semana el volumen fue bajo.
El PUT/CALL ratio se encuentra en 1,4 (predisposición bajista)
El VIX (Índice de volatilidad del SP500) cerró en 12,96, hizo un máximo en 14,15 el viernes, pero no pudo mantenerlo.
Para el 31 de marzo se estima un aumento en la volatilidad implícita del SPX a 13,6%, lo cual podemos traducirlo a un movimiento de 36 puntos en el índice para esta fecha (este movimiento puede darse tanto al alza como a la baja, lo representa el rectángulo gris en el gráfico)

Por otra parte, los sectores de Standard and Poors también fueron afectados esta semana por la caída, pudiendo destacar como más fuerte al sector de “informática y tecnología”, y al de “energía” como el más débil.

El Dow Jones y el Nasdaq tuvieron un comportamiento similar, cerraron con un retroceso de 2,1% y 2% respectivamente, mientras que el mas afectado fue el Russell que el martes retrocedió un 2,7%.

Los últimos días de la semana (jueves y viernes) fueron días de incertidumbre y atención a la Casa Blanca, ya que vimos la primera derrota política de Trump en su mandato al fallar el intento de modificar el “ObamaCare”. Por esta incertidumbre podría explicarse el bajo volumen negociado en los últimos días de la semana.

En resumen, tenemos un S&P que luego de haber subido sin parar por tanto tiempo ha comenzado a mostrar debilidad en su tendencia, lo cual era esperable. La clara perforación del soporte en 2370 nos da la pauta que se encaminara a la zona de 2300, que es donde se encuentra el próximo soporte. Para las próximas semanas debemos esperar un movimiento lateral entre estos dos puntos, pero siempre estando atentos al VIX y al volumen, ya que estos son los factores que de incrementar su valor nos harían pensar en una posible onda a la baja.

 

 

 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Análisis de bolsa en el SP500 de Wall Street

Análisis del Banco Popular dentro del sector bancario español